Seguro que estás contando los días, si no las horas. Por fin te irás de vacaciones de verano a disfrutar de un descanso más que merecido. Antes de subirte al coche, conviene que tengas en cuenta algunos aspectos que te ayudarán a aumentar tu seguridad.

La DGT ha recopilado cinco aspectos que debes tener en cuenta al viajar por carretera:

– Revisa tu coche: tras una época con restricciones de movilidad, no está de más que acudas a tu taller de confianza a que le echen un vistazo a tu coche. Así te asegurarás de que está en perfectas condiciones. Aún así, hay varios elementos que puedes comprobar tú mismo, como la presión o la banda de rodadura de los neumáticos o el nivel del aceite y otros fluidos.

– Evitar deslumbramientos: las gafas de sol polarizadas y el parasol que tiene el coche para evitar deslumbramientos son dos armas magníficas para luchar contra los rigores del sol en verano. Ten especial cuidado con los contrastes de luz al salir de un túnel o lugar sombrío. Por la noche, regula bien el retrovisor para que no te deslumbre el vehículo de detrás. Y si aún así te deslumbras, reduce la velocidad, trata de mantener la trayectoria sin salirte del carril y no frenes bruscamente.

– Efecto acordeón: debes evitarlo siempre que puedas, porque es muy peligroso. Es el que se produce cuando te instalas en el carril central y obligas a otros conductores a zigzaguear para adelantarte, o bien durante los atascos. Concretamente, el efecto acordeón se produce cuando un conductor reduce su velocidad de manera brusca y provoca que el resto de los conductores lo hagan también sucesivamente.

– Conducción saludable: por saludable nos referimos a ti, pero también a tu vehículo. Tu estilo de conducción influye en el desgaste de múltiples componentes del coche. Una conducción con acelerones, frenadas y giros bruscos perjudica todos los sistemas: frenos, caja de cambios, embrague, neumáticos, motor (pistones, cilindros, cigüeñal) y, en general, fuerza todas las partes móviles. Por supuesto, también aumenta el consumo: entre 2 y 4 litros cada 100 km.

– Averías: si tu vehículo sufre una avería, detenlo en un lugar seguro. En autovía o autopista, siempre que la avería te lo permita, sal por la primera salida para evitar riesgos a otros conductores. Recuerda señalizar correctamente la posición de tu vehículo, encendiendo las luces de emergencia –y posición si es de noche–, situando los triángulos de preseñalización de peligro a 50 metros por detrás (también delante en carreteras de doble sentido) y de forma que sean visibles para los demás a 100 metros. Desde el 1 de julio, ya puedes utilizar la señal V-16, un dispositivo luminoso que podrás colocar en el techo sin salir del coche.

Leave a Reply

Your email address will not be published.